Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘consejo’

magnetic-poetry-magnets

Creo fielmente que no hay mejor terapia que escribir. Al menos para mi. Y hace mucho que no escribo y no descargo esta cabeza llena de frases incompletas y mensajes confusos. Por lo que aquí vamos otra vez.

La mente de los humanos es compleja.
Controlarla ,difícil, aunque no imposible.
Hay días en que nuestra mente no para. Se llena de pensamientos, negativos, positivos, pesimistas, esperanzadores. Todos juntos, todos a la vez. Y como saber realmente cuál predomina? Cuál nos controla?

Hace unas semanas una persona – que me conocía muy poco, o eso creía yo – me preguntó por qué le daba yo tanta importancia a las palabras. Já, que buena pregunta.

Según él las palabras son palabras, las frases son frases. Que alguien te diga que le gustas no significa realmente que sea cierto. Son palabras…eso me dijo.

Debo admitir que aunque me dio un poco de rabia lo que el me decía – ya que insinuaba que yo era ingenua y me creía todo lo que me dijeran – tenia razón. Las palabras son solo palabras, no llevan tanta carga emocional si no están acompañadas de algo más. Algo como acción, como reacción.

Por qué esto es relevante hoy? Creo que es clave tener esto claro cuando empiezas a conocer a alguien nuevo. No creo que debamos volvernos súper escépticos y no creer nada de lo que nos dicen. Pero es importante que no le demos más valor a las palabras de lo que tienen. Si te dice que le gustas probablemente si le gustas, pero solo es eso. No es más nada. No significa que está enamorado, ni que piensa que eres la mujer/hombre de su vida.

Creo que la solución para no volvernos locas/locos es darle a las palabras el valor que tienen, y no uno agregado. Tomemos las cosas con pinzas. Si, les creemos. Pero no vamos a agregarle adjetivos a esa palabra que solo fue una palabra. Esto es nuevo para mi, voy a intentarlo, espero lograrlo…creo que me ahorraría muchas confusiones y, ante todo, desilusiones.

Anuncios

Read Full Post »

Mi Segunda Familia

Hoy voy a dedicar este post a mis amigos. Esas personas que no importa cómo ni de qué manera lo hacen, pero siempre están ahí. No importa la distancia (suena a canción cursi, pero es la realidad), ni ningún otro factor, ellos siempre encuentran la forma de estar cuando los necesitamos, cuando no los necesitamos y cuando ni siquiera sabemos que los necesitamos. El otro día un amigo mío me dijo una de esas frases que nunca se te olvidan. Una de esas frases que cambian tu forma de ver las cosas. Una de esas frases que quedan grabadas en la memoria para ser reusadas en momentos claves. Probablemente el no tenía idea de lo triste que estaba yo en ese momento, pero por alguna razón sintió que era el momento perfecto para decírmela. A él le digo gracias. Y a ustedes se las comparto.

El me dijo: “El mal de amores es el más cruel de todos, pero también es el que más te ayuda a crecer; el que más te enseña sobre ti mismo”.

Sé que la frase no suena muy profunda, pero la realidad es que es exactamente así. Es verdad lo que él me dijo, claro que eso sólo te puedes dar cuenta una vez que dejas pasar un tiempo. Cuando me la dije la tome como una frase más, pero hoy me doy cuenta de lo mucho que me sirvió y de la veracidad que carga. No voy a hablar del mal de amores ahora, eso lo dejo para otro post. Lo que sí quiero decir acá, es gracias a todos y cada uno de mis amigos. Hermanos y hermanas que uno escoge. Para mi ustedes son eso, mi segunda familia.

Read Full Post »

Triple Terapia

Creo que todos hemos tenidos esos días en lo que todo está mal. Ese momento en el  que sólo tenemos ganas de tirarnos en la cama y llorar. Ya sea porque discutimos con alguien, porque desaprobamos una materia, porque estamos infelices con nuestro trabajo o porque nos dimos cuenta que el chico/a que nos encanta no siente lo mismo. A ese momento, yo lo llamo “Lapso de cuasi depresión”.Esta semana tuve mi lapso. Y mientras derramaba un rio sobre mi almohada (soy de llorar mucho), encontré una solución. La voy a bautizar la triple terapia. Descubrí que funciona perfecto y decidí compartirla. Espero que los ayude en sus respectivos “lapsos”.

 Paso 1: Ir a la Cama pero no acostarse. Sentarse bien en el bordecito con la espalda recta (esto es cualquiera, pero para darle un toque “médico”). Ahora sí, prender el reproductor de música a todo volumen y escuchar. Todos tenemos un tipo de música que nos ayuda a descargar, ya  sea Linkin Park, Pink Floyd, Sex Pistols, Pearl Jam o Elvis Presley. Con solo escuchar la letra a todo volumen, nos sentimos mejor y relajamos la mente. Eso sí, a todo volumen.                                         

Paso 2: Ya un poco más relajados entramos en la etapa de los gritos. Cuando estamos mal nos dan ganas de gritarle a todos y a todo. Bueno, hay una mejor forma de gritar sin volver locos a nuestros vecinos. Con esa misma música, ahora la cantamos. Pero no hablo de cantar a ritmo y afinados. Aquí no importa ni la afinación, ni la pronunciación ni la perfección en las letras. Aquí solo importa el volumen. Con todas las ganas, cantemos (o gritemos mejor dicho). Van a ver como poco a poco van relajándose aun más, liberando adrenalina y calmando la mente.

Paso 3: Por ultimo llegamos al paso tres. Este paso es solo para los valientes. Ahora ya estamos relajados, la mente está tranquila y dejo de maquinar. Es el turno de exaltarnos. Con otra música (o la misma si eso desean) nos vamos a parar, ir hacia una zona con más espacio y bailar. Otra vez, aquí no importa el ritmo o los pasos. Lo único que importa es moverse. Antes de lo que imaginan ya van a estar con una sonrisa en la cara. Y de esta forma van a haber superado, exitosamente vale decir, su “lapsus”.

 Yo sé que es un poco bobo lo que planteo, pero creo fielmente que estas pequeñas y tontas cosas nos ayudan a no caer. Porque es imposible pensar que siempre vamos a estar bien, es imposible creer que nada nos afecta. Todos en algún momento sentimos que nada está yendo como queremos, que nuestros sueños y metas están lejos de cumplirse, si es que algún día se cumplirán. Que todo lo que nos costó tanto construir se está cayendo a pedazos. Y en esos momentos, por más de que tengamos mil personas queridas que nos quieren ayudar, los únicos que realmente podemos hacer algo para no caer, somos nosotros mismos. Para mí la música es terapia, y creo que para todos los demás puede llegar a tener el mismo efecto. Por eso les dejo esta pequeña técnica. Espero que si algún día, la prueban, les ayude. A mí me ayudo, y mucho.

Read Full Post »